¿Para qué sirve una sesión de preboda?

Miradas de complicidad, caricias, emoción y nervios. ¡Qué especiales son las semanas previas a una boda! Pues bien, en una sesión de preboda nos juntaremos, novios y fotógrafo, para captar la magia de vuestra relación, la complicidad entre los dos y el cosquilleo que surge a medida que se acerca el gran día. 

¿Más razones a favor de las sesiones preboda? Allá van:

Preboda: Tiempo para vosotros

El día de la boda tendréis que estar pendientes del vestido, el maquillaje, el ramo, de atender a vuestros invitados, supervisar los últimos flecos de la ceremonia, controlar que el cóctel y el convite sean perfectos… en definitiva, pasaréis poco tiempo tranquilos y solos. Os ofrezco una ocasión perfecta, en medio de la vorágine de preparativos, de pasar un rato relajado en ese lugar especial que tanto os inspira.

La oportunidad para conocer a tu fotógrafo

Ya sabéis que para mí, conocer a las parejas con las que trabajo antes del día de la boda es fundamental. Quedar a tomar un café y ponernos cara está fenomenal, pero en la sesión de preboda se crea un ambiente relajado que permite, además, construir una confianza muy valiosa – vosotros conmigo, yo con vosotros – para que el gran día el resultado sea el deseado. Si os he fotografiado antes en vuestra salsa, sin prestar atención a otras mil cosas, el día de vuestra boda pareceré casi una invitada más y en el reportaje final, eso se nota.

¡Fuera la vergüenza!

Con la honrosa excepción de unos pocos valientes ¿a quién no le genera una pizca de inseguridad ser el centro de atención y, peor aún, tener delante una cámara en ese momento? Pues os traigo buenas noticias: ¡hay remedio! En la sesión de preboda os ayudo a relajaros, a soltaros frente a la cámara, incluso a olvidaros de ella. Ya sabéis que así es como salen las mejores fotos.

Tener un reportaje de fotos profesional

Casi nunca se presenta la ocasión de hacernos un reportaje con nuestra pareja, ¿por qué hacerlo solo en las ocasiones muy especiales? ¡Daos el capricho y celebrad la emoción que conllevan los preparativos de vuestra boda! Con la excusa, os quedaréis con un bonito recuerdo y una estupenda sesión de fotos de los dos solos. Aquí podéis ver los consejos sobre el vestuario.

Saber cómo trabaja el fotógrafo

En la sesión preboda podréis comentarme si algún recurso no os gusta u os resulta muy forzado. Se trata de un “ensayo” para limar aquellas pequeñas cosas que no os convenzan. Además, al ver las fotos, comprobaréis el efecto que busco al daros ciertas directices y valoraremos juntos el resultado.

sesion de preboda en Casa de campo Madrid

Descubrir lo que os gusta

Todos nos hemos hecho muchas fotos, pero la mayoría con el móvil, desde muy cerca, con amigos… nada que ver con las que os haré en la boda. Al ver las fotos de la preboda, posiblemente descubráis en qué tipo de fotos os encanta cómo salís y en cuáles no tanto. Ya sabéis por otros post anteriores que es muy importante tener claro cuál es vuestro estilo para elegir al fotógrafo.

Echa un ojo a sesiones de preboda reales

¿Cómo elegir al mejor fotógrafo para tu boda?

Aunque hay muchos fotógrafos realmente buenos, en este post te ayudaré a elegir al mejor fotógrafo para tu boda. A ese que, además de hacer unas fotos preciosas, te da el buen rollo que quieres tener ese día a tu alrededor.

Seguro que alguna vez habrás dicho “yo no entiendo de fotografía, sólo sé decirte cuáles me gustan y cuáles no”. ¡Eureka! Guiarte por lo que te gusta es esencial para quedar satisfechos con el resultado. Ahora, partiendo de las fotos que de un primer vistazo te gustan, aquí te dejo unas pautas para elegir al mejor fotógrafo para tu boda:

1. Busca un buen profesional.

¿Quién no tiene un familiar o un amigo aficionado a la fotografía que te haría las fotos por un módico precio? Tened en cuenta las consecuencias de esta elección: cada vez son más las parejas que me cuentan los desastres por haber optado por el “primo”.

2. Evita las exclusividades.

¿Te casarías en una finca en la que te obligasen a llevar un vestido de una marca concreta? ¿Verdad que suena absurdo? Pues esto pasa a veces con el fotógrafo. En algunas fincas o iglesias no dan opción y os obligan a contratar al fotógrafo con el que trabajan en exclusiva, u os hacen pagar un extra si queréis contratar a otro. Estas prácticas no están permitidas, no os dejéis engañar.

3. Empezar la búsqueda en internet.

Cuando buscas en Google, los primeros resultados suelen ser los buscadores en masa. En estos buscadores hay demasiadas opciones, precios muy dispares y sobre todo una gran variedad en cuanto a calidad. Si los usas, te recomiendo que sea sólo para encontrar algunos nombres, y después, visitéis sus redes sociales y su web para valorar su trabajo.

4. ¿Os veis en estas fotos?

Por ahora no penséis nada más que en si os veis reflejados en sus fotos. Aunque cada boda es diferente, tenéis claro cómo os imagináis las fotos de vuestra boda. Curiosead en la galería y pensad si os identificáis con esa forma de captar las reacciones de los invitados, los abrazos con los abuelos o los momentos emotivos con vuestros mejores amigos.

5. Ver una boda completa.

Tras localizar por Instagram al fotógrafo que os gusta, entrad en su web y cotillead reportajes de boda completos. En las redes sociales las fotos están sueltas, las de unas bodas se mezclan con las de otras… pero lo que buscáis es ver cómo te cuenten todo un día y ver la variedad de fotos que hace. Para esto el hecho de ir dos fotógrafos hace que el reportaje sea más completo.

Prima y hermana de la novia sentadas juntas y novios por detrás en la ceremonia

6. Conoce al fotógrafo de tu boda.

Para mí, este punto es crucial: huid de las empresas grandes en las que no os aseguran qué profesional irá a vuestra boda. El día de mi boda, no me hubiera gustado abrir la puerta y encontrarme a un desconocido. Yo os propongo quedar a tomar un café un día para ponernos cara, que os explique cómo trabajo y que me preguntéis todas las dudas.

7. Feeling…

El fotógrafo es el único proveedor que va a estar en contacto con vosotros desde la preboda hasta un par de meses después de la boda. Además, el gran día lo vais a tener pegado a vuestra sombra. Ya os imagináis que el feeling y buen rollo que te transmita es fundamental, desde los primeros emails y en la reunión previa, ¡vuestro fotógrafo debe ser una persona que os caiga bien!

¿Quieres que hablemos sobre vuestra boda?

Tener un segundo fotógrafo en la boda

Muchos fotógrafos os ofrecemos la opción de ir dos, pero puede que no entiendas por qué es necesario un segundo fotógrafo en la boda. La elección de contratarlo es vuestra, yo sólo os doy razones por las que es aconsejable:

Poder cubrir los preparativos de los dos novios sin prisas.

Es importante que ese día estéis relajados y hacer todo según vuestro horario. Por eso no queremos correr durante los preparativos, ni que los novios se tengan que preparar dos o tres horas antes. Siendo dos fotógrafos uno se irá con la novia y otro con el novio sin prisas.

Novia mirando por la ventana
Novio preparado mirando por la ventana de la boda en la bodega de Villarejo

Tener dos puntos de vista de la boda

En la ceremonia, por ejemplo, un fotógrafo no puede a penas separarse de vosotros sin el miedo a perderse algo importante. Siendo dos fotógrafos no existe ese dilema, mientras uno está con los novios, el otro puede ir a hacer una vista general desde atrás o captar la reacción de los invitados.

Lo mismo ocurre durante el cóctel. Aunque vosotros no queráis las típicas fotos de grupo, los invitados os las irán pidiendo y suele ser contagioso, todos los grupos las pedirán. Habiendo un segundo fotógrafo en la boda puede ir a hacerles fotos a los detalles, la decoración, los aperitivos que pasan, todo lo que habéis preparado con tanto cariño.

Meseros en la boda en la bodega de Villarejo

Cuatro ojos ven más que dos.

Un segundo fotógrafo en la boda aporta tranquilidad a todos. Cualquier imprevisto que le pueda surgir a uno de los dos fotógrafos estará cubierto por el otro.

En definitiva, el hecho de tener un segundo fotógrafo en la boda hace que sea un reportaje más completo y con puntos de vista complementarios. Además de veros a vosotros mismos, podréis ver muchas reacciones o momentos que por no poder estar a todo quizá no presenciéis.

Novio sonriendo al ver a la novia llegar al altar

Si te has quedado con ganas de ver un reportaje completo de boda, no te pierdas la boda de Rosa y Raúl.

También puedes ver más fotografías en mi perfil de Instagram

¿Quieres pedir presupuesto?

Cómo vestir en una sesión preboda

¿Estás preparando tu sesión de preboda y no sabes cómo vestir? Pues sigue leyendo porque en este post te doy las claves sobre el vestuario. Lo más importante es que seáis vosotros mismos, os relajéis, deis un paseo, os abracéis, os riáis y sobre todo que lo disfrutéis mucho.

La ropa que elijáis será una parte importante en todo esto, que estéis cómodos pero os veáis guapos es el resumen de estos consejos.

Los vestidos y el pelo suelto dan mucho juego si hace algo de viento, podéis traer más de un vestuario o que llevéis varias capas con las que jugar; un abrigo o chaqueta que llevar algo abierta para que se vea lo de debajo.

También podéis llevar también algún elemento de accesorio que soláis usar; una bufanda o un sombrero. O incorporar algún hobby, si uno de los dos toca la guitarra, por ejemplo, traerla. También funciona llevar una manta en la que poder enrollaros y acurrucaros, así no pasáis frío.

¿Qué puedo vestir en la preboda?

Lo principal es que estéis cómodos con la ropa que llevéis, al estar en exteriores tipo parque o calle, que vaya acorde, es decir no demasiado arreglados ni tampoco con ropa de deporte.

  • Colores neutros, blancos, gris, azul, marrones, granates, mostazas, vaqueros, perfectos. Evitad los colores chillones o fluorescentes, también las marcas o logotipos en camisetas (tipo NIKE en grande o la camiseta de un equipo de fútbol)
ejemplo de como vestir en tu sesión preboda
  • Entre vosotros llevad colores que se complementen y queden bien, pero nada de ir iguales que no queremos que parezca un uniforme. Evitad ir uno de negro y otro de blanco.
  • El calzado acorde con la localización, es decir, nada de taconazos o de zapatillas de deporte con colores chillones, unas tenis blancas, unas botas marrones, botines, o unos zapatos. En caso de ser la sesión en interior, estar descalzo es la mejor opción.
  • Un maquillaje ligero y natural, sin brillos. Recordad echaros crema en las manos y vaselina en los labios antes de la sesión.

Si ya sabes cómo vestir en una sesión de preboda y quieres ver una sesión de preboda completa entra aquí: Lydia y Jaime en el Fuerte de Guadalajara.

También podéis ver más fotos en mi perfil de Instagram

¿Tienes alguna duda sobre el vestuario?