Preboda en la Casa de Campo de Madrid

La sesión de preboda en la casa de campo de Madrid con Bea y Jaime fue un rato maravilloso. Paseando por ese rincón de naturaleza que tiene Madrid, charlando con ellos, nos contaron cómo fue la pedida de mano y cómo se conocieron.

Normalmente la mayoría de las personas no estamos acostumbrados a que nos hagan fotos y es de lo que más tememos cuando pensamos en casarnos. Pensar en que haya varias personas alrededor haciéndote fotos, crees que tienes que posar y no sabes. Esto les pasaba también a Bea y Jaime, pero precisamente la sesión de preboda ayuda a soltarte, a perder el miedo a la cámara.

A nosotros no nos gusta lo de “posar”, al revés queremos que cuanto más naturales sean las fotos mejor. Por lo que intentamos guiaros, daros directrices de interacciones entre vosotros, para que estéis relajados y eso en las fotos se nota.

Aprovechamos la puesta de sol, cuando la luz está más suave y los colores más cálidos, para que las fotografías de la preboda tengan esa atmósfera.

Bea y Jaime pasaron con nosotros un rato estupendo, caminaron, saltaron, Jaime la cogió a caballito, y se dieron muchos abrazos. Tras su preboda en la casa de campo, se fueron a casa tranquilos, viendo que el tema de las fotos y el vídeo en la boda no sería nada incómodo.

En esta preboda me acompañó mi amiga la fotógrafa Pepa Málaga Fotografía

Si te ha gustado esta preboda en la Casa de Campo de Madrid, no puedes dejar de visitar la sesión de pareja en Malasaña