Sesión de pareja en Guadalajara

Daría y Eugenio ganaron la sesión de pareja en Guadalajara que sorteé en Instagram. Casualidades de la vida, Daría también es fotógrafa de familia, por lo que – al tratarse de una compañera- la ilusión por esta sesión fue doble.

Además de para tener unas fotografías de los dos juntos, la sesión fue una excusa perfecta para disfrutar de un tiempo a solas. Una hora únicamente para estar pendiente del otro, mirarle, hablar y pasear juntos.

Entre las dos pensamos que un lugar perfecto sería el barranco del Torreón del Alamín, junto a un antiguo lavadero y un puente de piedra. Este rincón precioso, tranquilo y poco transitado les permitió desplegar una complicidad única y mostrarla relajados ante la cámara.

¿Para qué sirve una sesión de pareja?

Las sesiones de pareja o prebodas comienzan con acciones en las que los novios no estén pendientes de nada más: correr, saltar o bailar. Tras ello, seguimos con unos pequeños juegos para soltar unas buenas carcajadas y terminar de relajaros.

A partir de ahí, todo lo demás son abrazos, caricias, gestos de esos que os dedicáis cotidianamente. La única diferencia es que, en esta ocasión, yo os acompañaré discretamente, aunque preparada con mi cámara para inmortalizarlos.

Una sesión de preboda es un momento para compartir juntos en vuestro lugar favorito y coger confianza con la cámara para que el gran día no se tenga el menor temor a las fotos. Si os vais a casar, os recomiendo que os regaléis una sesión de pareja y disfrutéis de ese rato tan estupendo. Además, ¿por qué no utilizarla para dar un toque original a la boda? Si usáis una foto bonita de la sesión en pareja como portada de vuestro libro de firmas, ¡seguro que sorprendéis a vuestros invitados!

Si te ha gustado esta sesión de pareja en Guadalajara, no te pierdas la de Lydia y Jaime por el Fuerte de San Francisco