Sesión de preboda en Guadalajara

La maravillosa sesión de preboda en Guadalajara de Lydia y Jaime os va a encantar. Conozco a Lydia desde hace menos de un año, ella y su socia Lorena tienen un estudio Kilig diseño de interiores y eventos con el que colaborado en alguna ocasión. Por lo que cuando me escribió Lydia para hacer la sesión, me puse muy contenta y comenzamos a pensar en el lugar y el vestuario perfectos.

El lugar escogido fue el Fuerte de San Francisco en Guadalajara, es una zona que se ha quedado clavada en el tiempo, con naves de ladrillo y grandes ventanales, con una personalidad que cautiva. También tiene una iglesia preciosa, sencilla y luminosa, elegida por muchos para celebrar su boda en Guadalajara.

El vestuario que escogieron Lydia y Jaime fue perfecto, con su propio estilo, colores que encajaban a la perfección, con el que se sintieron tan cómodos como para saltar, correr y abrazarse sin parar.

Lo más importante en este tipo de sesiones de preboda es soltarse, no preocuparse por la cámara, no es necesario sonreír todo el rato, hay que sonreír y reírse cuando apetezca. La clave está en ser uno mismo, confiar en que estando tranquilo y relajado será como mejor saldrás en la foto.

La sesión de preboda en Guadalajara de Lydia y Jaime les sirvió para conocerme, ver cómo trabajo, relajarse ante mi cámara, entender lo que quiero que hagan al ver luego el resultado. Por lo que siempre recomiendo la preboda, ya que el día de la boda tendremos esa confianza que hará que estéis mucho más a gusto y tranquilos con el tema de la fotografía.

Si os ha gustado la sesión de preboda en Guadalajara de Lydia y Jaime, no te pierdas la preboda entre cerezos en Guadalajara de Celia y Jorge